Home Opinión La era trump

La era trump

*(Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Entérate Villavo)

Hace un tiempo leí? a algún periodista colombiano decir que “Estados Unidos voto? por una caricatura”. Nada más estúpido e irrespetuoso en mi opinión, que burlarse de un hombre que, a pesar de su extravagancia y su forma de ser tan típica de Wall Street, ha amasado y engordado una enorme fortuna, y, sobre todo; logro? hacerse presidente de uno de los países más poderosos del mundo. Continuar subestimando a un hombre que venció? a todos los medios de comunicación y a la clase política predominante es irritante, es tapar el sol con un dedo. Donald Trump derroto? a Hillary Clinton, esposa de un expresidente, una familia muy poderosa, y aun más importante, a Barack Obama, tan querido y carismático.

Trump es el NO de los colombianos. Es el producto de una serie de insatisfacciones que él supo interpretar y comunicar mejor que ningún otro. Y es que no es fácil pagar impuestos para mantener a otras personas, y más difícil si no son de tu país, mientras tu economía se adelgaza. No es grato sentir que con tu trabajo y esfuerzo mantienes a otros, que además terminan siendo generadores de problemas sociales. No es fácil decir eso, no es políticamente correcto, porque estamos hablando de humanos, de un amplio número de humanos (en Estados Unidos hay más personas hablando español que en Colombia), pero Trump lo hizo, y se identificó con el sentir de la mayoría del pueblo estadounidense. Para la prensa es un bufón, pero hoy por hoy es la mejor representación del tío Sam, el que se comería el mundo por hacer grande su país, y allá? está claro que la gente extraña eso.

La era de Trump comenzó? con un muy mal mensaje para nuestro país. el desplante al Nobel de paz y presidente Juan Manuel Santos es preocupante porque nos afecta negativamente a todos, y si algo ha demostrado hasta el momento el nuevo mandatario, es coherencia; no se ha movido un milímetro en su discurso, el de campaña sigue siendo el mismo hoy.

Asusta que Trump vea a Santos como un nuevo Samper, pero no es descabellado dadas las circunstancias que entrega: un país con los cultivos de coca triplicados, cultivos que son producto del abandono de la lucha contra las Farc, quienes son los amos y señores de ese mar de cocaína que va a parar en gran parte a las calles de USA. El pentágono sabe esto de sobra, todos lo saben, menos el actual gobierno que se ha dedicado a lavarle la cara a este grupo terrorista que gana miles y miles de millones de dólares al año con el narcotráfico, con lo que han financiado toda la violencia que le han impuesto a nuestro país. Por otro lado, este gobierno ha gestionado con intensidad la liberación del terrorista Simón Trinidad, culpable de los delitos más serios para la justicia de los Estados Unidos. En resumen, Colombia ha dejado atrás la lucha contra las drogas desde el momento en que comenzó? a negociar con las Farc, y estas han aprovechado muy bien el periodo de hibernación de nuestras fuerzas. Mientras el discurso de Trump, es que acabara? con esa “carnicería” que ha acabado con tantas vidas de su país.

Entonces ¿podría pedir Trump en extradición a Timochenko, y a los principales líderes de las Farc? La historia estaría por cambiar radicalmente, y lo que no logro? la voluntad del pueblo con el plebiscito ni la justicia colombiana, podría venir de afuera.

 

Samuel Gomez Castaño