Escríbenos al WhatsApp +57 311 251 6627

HomeOpiniónPan y circo, o en este caso, chicharrón y fuego para el pueblo.

Pan y circo, o en este caso, chicharrón y fuego para el pueblo.

Pan y circo, o en este caso, chicharrón y fuego para el pueblo.

*(Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Entérate Villavo)

Ver que diferentes medios noticiosos de Villavicencio toman como noticia de ultimo minuto el incendio de un “food truck” de chicharrones que se incendia es realmente desalentador. Llenar la cabeza de los Villavicences – y otros lectores- de noticias basura cómo está no es más que una muestra de la pobreza cultural y mental en la que día a día se sume la sociedad, como si fuese arena movediza. Ojalá hubiesen difundido con tal pasión cuando ese food truck era tirado al suelo y su propietario golpeado o gaseado gracias a las políticas violentas de recuperación del espacio público del ex alcalde juangui. 

Colombia está pasando por un momento realmente neurálgico, arroceros en paro, docentes en paro, Buenaventura en paro, millonarios desfalcos al erario de nuestro Departamento, contratación irregular, múltiples investigaciones a funcionarios públicos, asesinato masivo de líderes sociales, feminicidios y demás que parecen no importar.  

Pan y circo, o en este caso, chicharrón y fuego para el pueblo. Los medios de comunicación, especialmente aquellos independiente y alternativo deberían promover la difusión de contenido de interés, que despierte la conciencia de las masas, que amplíen la visión y que llamen a la crítica y a la unidad con el fin de construir una mejor sociedad.

Los comunicadores sociales y periodistas son responsables de enaltecer su profesión, de llevar a cada seguidor información de calidad, digna de 5 años de estudio universitario. 


Quiero aclarar, que lamento lo sucedido con el puesto ambulante de comidas, que no me jacto de tal desgracia y que tampoco aplaudo el desorden en el cual se encuentra el centro de nuestra ciudad -y de muchas otras- debido a la ocupación del espacio público por parte de vendedores ambulante, pero si comprendo, que la vulneración sistemática al derecho al trabajo reflejada en altas cifras de desempleo y falta de oportunidades laborales empuja a la gente a las calles para sobrevivir honradamente, aumentando así el comercio informal ambulante y estacionario. 


A menos que sea un portal del estilo de actualidad panamericana, o una columna jocosamente crítica como las de Daniel Samper, ese cuento del chicharrón no tiene sentido alguno. Salvo que la ciudadanía se una con el fin de ayudar a este ciudadano cuya -quizás- única fuente de ingresos haya sido consumida en las llamas. tomar como magno este hecho no es más que ridículo e irrespetuoso para con quienes seguimos sus páginas con el fin de enterarnos de lo que ocurre en nuestra ciudad. 

La libertad de expresión tiene inmersa una responsabilidad incluso social, el periodismo no puede degradarse a simple chisme de esquina.

Comments

comments

Share With: